“¿OCCIDENTE?” Aunque parezca obvio, o prominente, este acertijo a dejado de lado la individualidad que como país se merece pero no es mas que, una inclinación de que a quién le vas…

Occidente (del latín occĭdens, “lugar de la caída [del Sol]”) significa oeste, y en general se refiere a un conjunto de culturas. Existen distintas acepciones sobre el significado del Mundo Occidental
occidente

* En su acepción más restrictiva, abarca a la Europa Occidental surgida durante la Edad Media.

* En su acepción amplia, incluye a toda la cultura grecorromana, e incluso a las primeras civilizaciones de Mesopotamia, como los sumerios y el Antiguo Egipto

El concepto de Occidente suele contraponerse al concepto de las civilizaciones de Oriente (este, en latín).

Evolución de este concepto

Hasta el Siglo XVII, los europeos consideraban la Historia Universal en términos eurocéntricos. Cuando Cristóbal Celarius dividió la Historia, inventó tres eras (Antigüedad, Edad Media y Tiempos Modernos), separadas por hitos propios de la historia europea. Sin embargo, el estudio progresivo de las historias de otras culturas hizo difícil encajar este modelo en esas respectivas historias, por lo que esta clasificación de las épocas históricas sobrevivió sólo con fines didácticos.

En el Siglo XVIII, Gobineau distinguía siete civilizaciones en la Historia, incluyendo a la Civilización Occidental. El predominio de Occidente sobre el resto del mundo en el Siglo XIX, merced a la diplomacia de las cañoneras, hizo olvidar temporalmente esta concepción atomística de la Historia, hasta que la crisis de confianza experimentada por el mundo occidental después de la Primera Guerra Mundial trajo de nuevo el problema a colación. Para esa época estaba claro que Estados Unidos era una potencia de primer orden a la par que las potencias europeas, por lo que la noción de Occidente (para referirse a la Europa occidental y cristiana) era insuficiente.
da vinci
En este ambiente fue publicado el libro La decadencia de Occidente, de Oswald Spengler, en el que éste concibe las civilizaciones como entes cerrados que nacen, crecen, luchan por la supervivencia y mueren, distinguiendo claramente al mundo occidental del mundo helénico. Estas ideas serán morigeradas y perfeccionadas por Arnold J. Toynbee en su magno tratado Estudio de la Historia, en donde conceptualiza a Occidente como una civilización cristiana con su época de esplendor en la Edad Media. En la década de 1990, la concepción toynbeana de un Occidente más o menos cerrado y unido por una tradición cultural cristiana y europea, es reasumida por Samuel Huntington, a la luz del choque de Estados Unidos con el resto del mundo, y adquirirá una nueva popularidad después de los ataques terroristas provocados por los islamistas radicales (la tesis del “choque de civilizaciones”).

Países Occidentales

Civilización Occidental se refiere a una variedad de conceptos, por lo cual existen distintas acepciones de que países, naciones o zonas geográficas pertenecen a éstas.

En la Antigua Grecia, el mundo estaba dividido entre los pueblos griegos y los bárbaros. Esta división se transformó en una definición geográfica según los territorios ubicados en la zona occidental (Grecia, las islas del Mar Egeo y la Magna Grecia), en contraste al oriente de Egipto, Anatolia y Persia, por ejemplo. Las Guerras Médicas, por lo tanto, son consideradas como uno de los primeros hechos bélicos entre Occidente y el Oriente.

La cuenca del Mediterráneo, unificada por el Imperio Romano, mantuvo una división este-oeste, entre los pueblos occidentales de predominancia latinas, contrapuesto al Mediterráneo oriental, donde predominaba la cultura griega. Diocleciano dividió el imperio en dos regiones en el 292. La parte oriental evolucionó posteriormente al Imperio Bizantino, mientras el occidente se derrumbó por las invasiones bárbaras dando origen a diversos reinos bajo el poder del Papado, principalmente.

La división que se produjo en el Cristianismo, mantuvo la división del Oriente con Occidente durante la Edad Media. Así, nació un sentimiento de cristiandad, que se afianzó durante las Cruzadas contra los árabes y turcos. Sin embargo, los bizantinos también fueron considerados como una cultura distinta por parte de los occidentales, a pesar de su origen común.
a partir de la guerra fr�a

Durante la llamada Guerra Fría surgió un nuevo concepto que representaba a la metafórica división del mundo en tres mundos: el Primer Mundo, compuesto por los estados miembro de la OTAN y los aliados de Estados Unidos; el Segundo Mundo, compuesto por los estados miembro del Pacto de Varsovia y los aliados de la Unión Soviética —más China—; y el Tercer Mundo, que hace referencia a los estados que no estaban alineados con ninguno de los dos bloques.

La partición del mundo de acuerdo con su alineación política, sin embargo, produjo muchas contradicciones. Así, Suiza, Suecia e Irlanda, considerados como parte del Primer Mundo, se mantuvieron neutrales durante todo el período. Finlandia, que limitaba al este con la Unión Soviética y por tanto pertenecía a su esfera de influencia, se mantuvo neutral. Nunca fue un Estado socialista ni perteneció al Pacto de Varsovia o al CAME. Austria también mantuvo una política de neutralidad a partir de 1955, encontrándose al oeste de la Cortina de Hierro y por tanto en la esfera de influencia estadounidense. Turquía, miembro de la OTAN, tampoco se podía establecer que era un país del Primer Mundo o de la Civilización Occidental. Así, se definió posteriormente al Mundo Occidental como al Primer Mundo incluyendo las excepciones de los países de Europa Occidental y excluyendo a Turquía.

Tras el fin de la Guerra Fría, el uso del término Segundo Mundo cayó en desuso, mientras que los dos otros mundos evolucionaron a otros conceptos. El Primer Mundo continuó designando al mismo grupo de estados, pero según criterios económicos antes que políticos. En cambio, el Tercer Mundo se convirtió en sinónimo de países pobres y en vías de desarrollo.
Los Portadores de la Antorcha (A.H. Huntington, 1955), en Madrid. Homenaje a la civilización occidental.
Los Portadores de la Antorcha (A.H. Huntington, 1955), en Madrid. Homenaje a la civilización occidental.

En general, se consideran en la actualidad a la Cultura Occidental, o también llamada Euroatlántica, como aquella influenciada por las civilizaciones grecorromanas, el Cristianismo, el Renacimiento y la Ilustración, entre otros eventos históricos. Esto correspondería a las siguientes zonas geográficas:

* Unión Europea y Europa occidental no integrada
* Sudáfrica
* Australia y Nueva Zelanda
* América
* Rusia (solo Rusia europea y Siberia occidental)
* Israel

El caso de América Latina es bastante complicado. Algunos historiadores consideran que las influencias de los pueblos indígenas convertirían a Latinoamérica en otro tipo de mundo, en cambio, otros indican que la influencia de los países colonizadores permitirían incluirlo en parte del mundo occidental. El mismo problema sucede con Europa Oriental y Rusia.

EN FIN POR ESO SOMOS DEL “TERCER MUNDO”…

fuente